Lanzamiento IFAN/Innovador programa apoyado por Corfo revolucionará industria alimentaria y diversificará canasta exportadora de Chile

Bajo el nombre de IFAN, se lanzó hoy una iniciativa conjunta de un consorcio de universidades y empresas que promete realizar investigación y desarrollo aplicado en la industria de alimentos funcionales y aditivos naturales. 

• Gracias a las competencias nacionales en investigación y desarrollo tecnológico y el trabajo con materias primas relevantes para Chile como algas nativas, lácteos, cereales y granos, IFAN podrá desarrollar productos con valor agregado para ser comercializados a nivel global.

• Con los proyectos en que trabajará IFAN, se podrá diversificar y sofisticar la oferta exportadora de Chile, posicionando así al país como líder en el promisorio mercado de la alimentación saludable.

Santiago. 6 de abril de 2017. Conseguir un reductor de grasa en base a microalgas chilenas o desarrollar harina de alto contenido proteico a partir del quinoa son algunos de los desafíos que se ha planteado IFAN, una potente alianza entre el mundo académico y empresarial, cofinanciada por CORFO, que a través del desarrollo de cerca de 20 proyectos de desarrollo tecnológico se ha propuesto obtener aditivos naturales e ingredientes funcionales, que proporcionan beneficios fisiológicos no-nutricionales para mejorar la salud humana. De esta forma, potenciar el propósito de una alimentación más saludable al mismo tiempo que se podrá dar valor agregado a la gran gama de materias primas que hay en Chile, específicamente algas, granos y cereales y derivados lácteos.

El programa, que contempla inicialmente una duración de 8 años y que implica una inversión de $7.428.571.000, fue presentado hoy por el Subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier; la Subsecretaria de Economía, Natalia Piergentili; y la Gerente de Capacidades Tecnológicas de CORFO, Marcela Angulo, en el Centro de Innovación Anacleto Angelini, de la Universidad Católica de Chile.

En la oportunidad, Ximena López, directora de IFAN, explicó que “las investigaciones y desarrollos los que IFAN trabajará ofrecen una enorme oportunidad para la industria agroalimentaria y para el país, ya que gracias a ellas, Chile puede transitar desde un exportador de materias primas netas a un generador de productos de alto valor agregado que puedan ser comercializados en el mercado global y que permiten responder a un consumidor cada vez más interesado y demandante en la alimentación saludable, al que debemos ofrecerle más y mejor, pero por menos. Recordemos que Chile hoy sólo participa del 1,5% de un mercado en plena expansión a nivel global como lo es el de ingredientes funcionales y aditivos especializados”. 

IFAN se conformará como un consorcio que cuenta con el Consorcio de Cereales Funcionales (CCF) como gestor tecnológico, con la Universidad Católica, Granotec, Chile Botanics, Gelymar, la Universidad de Magallanes, la Universidad de Los Andes y la Universidad Andrés Bello como co-ejecutores; y que tiene como empresas interesadas a Quillayes, Prinal, PF y Tottus. 

La directora de IFAN destacó el valor que constituye el que actores de tan diversos sectores e intereses puedan desarrollar un trabajo colaborativo de esta envergadura. “En IFAN se han congregado distintas universidades y variados representantes de la industria alimentaria, que tradicionalmente se relacionan como competidores pero que hoy son socios, en esta inédita alianza en que conjuntamente buscan generar innovación en el sector, a partir de la oportuna detección de las brechas que hoy existen. IFAN es un puente entre mundos tan heterogéneos como la academia y la empresa, que aportan su experiencia en el desarrollo de investigación y su conocimiento de las necesidades del mercado para juntos ampliar las oportunidades de Chile en materia de alimentos funcionales”.

Agregó que a través de la concreción de los diversos proyectos que contempla IFAN también se estará contribuyendo a un mejor uso de recursos en los que Chile es rico y que hoy se desperdician. A modo de ejemplo, Ximena López graficó que “existe una baja valorización de desechos y subproductos de la industria, pese a que poseen un gran potencial de valor agregado, como ocurre con las algas. Chile es el mayor recolector de algas pardas a nivel mundial, sin embargo, el 90% del total recolectado se exporta como producto seco y picado, pese los múltiples atributos explotables que éstas poseen y que con iniciativas como las de IFAN pueden incorporarse a la canasta exportadora”. 

IFAN es una de las iniciativas del programa Transforma Alimentos, coordinado por Corfo, que se ha trazado como meta posicionar a Chile dentro de los 10 países que liderarán la alimentación más saludable en el mundo a 2025. La innovación en este sector permitiría al país responder mejor a las demandas de un mercado cada vez más sofisticado y de esta forma, impulsar las exportaciones de la industria, que hoy alcanza los US$18 mil millones y que en un plazo de 10 años podrían duplicarse.

Sobre la importancia de incorporar a la industria los ingredientes funcionales y aditivos naturales, la gerente de Transforma Alimentos, Graciela Urrutia destaca la relevancia del modelo de trabajo colaborativo entre las universidades y empresas, para responder a los desafíos de diversificación y sofisticación de la industria alimentaria. “Miramos qué hacían los países líderes en estos temas y existen grandes oportunidades para el desarrollo de ingredientes funcionales y aditivos de origen natural. Chile posee condiciones privilegiadas para incursionar en este mercado que está en plena expansión, hay capacidad para hacerlo y algunas empresas ya están trabajando  en la generación de productos de mayor valor agregado como endulzantes, fibras, colorantes naturales  y antioxidantes, a partir de materias primas agrícolas y también acuícolas” destacó.


Imprimir   Correo electrónico